Normativa

Con el fin de converger en unos objetivos comunes en materia de política energética comunitaria, la Unión Europea ha ido desarrollando una serie de directivas desde hace algo más de un década hasta el día de hoy .

Dichas directivas han ido transponiéndose a nuestro marco legislativo por medio de diferentes normativas y reglamentaciones, destacando el RD 235/2013, de 5 de abril, actualmente vigente y que derogó al anterior RD 47/2007, de 19 de enero.

La Unión Europea fomenta así la eficiencia energética en el ámbito de la edificación a través de la utilización de la Calificación de la Eficiencia Energética.

RD 235/2013 de Certificación Energética de Edificios.
El procedimiento básico para la Certificación de Eficiencia Energética de edificios está regulado por el Real Decreto 235/2013 de 5 de abril, siendo publicado en el BOE el día 13 de abril de 2013. Este Real Decreto emana de la Directiva Europea 2010/31/UE, de 19 de mayo de 2010.

Ámbito de aplicación.
El Real Decreto 235/2013 obliga a disponer de un certificado a los edificios de nueva construcción, a los edificios o partes de éstos existentes que se vendan o alquilen a un nuevo arrendatario y a los edificios o partes de estos en los que una autoridad pública ocupe con una superficie total útil superior a 250 m2 y que sean frecuentados habitualmente por el público.

De este modo y de forma general, a partir del 1 de junio de 2013, en todo acto de compra-venta o alquiler es de obligado cumplimiento el estar el inmueble en posesión del citado Certificado de Eficiencia Energética, debiéndose este aportar en el citado acto.

Será el propietario o, en su defecto, el promotor del inmueble, el responsable de la tramitación del Certificación de Eficiencia Energética. Dicho certificado será encargado para su elaboración a un técnico competente. Técnico que deberá estar en posesión de cualquiera de las titulaciones académicas y profesionales que a estos efectos habilita el RD 235/2013.

El Certificado tendrá una validez máxima de 10 años, pudiendo el propietario actualizarlo en cualquier momento, siendo el caso la realización de modificaciones en el inmueble susceptibles de modificar su calificación energética.

Serán las comunidades autónomas las responsables de establecer las condiciones específicas para proceder a la gestión administrativa del Certificado de Eficiencia Energética. Es decir, cada comunidad autónoma será quien se encargue de la creación del registro, el control e inspección de los mismos, así como las condiciones de renovación o sustitución.

Etiqueta de Eficiencia Energética

Captura de pantalla 2014-03-27 a las 20.18.55El Certificado de Eficiencia Energética irá acompañado de una Etiqueta de Eficiencia Energética, similar a las utilizadas en otros bienes de consumo, como los electrodomésticos, neumáticos o vehículos.
A cada inmueble le será asignada una Clase Energética perteneciente a una escala de siete letras y siete colores. Le corresponderá la Clase A a los inmuebles de máxima eficiencia mientras que a los menos eficientes se les asignará la Clase G, estando el resto de calificaciones comprendidas entre estas dos letras.
Esta etiqueta deberá ser incluida en toda oferta, promoción y publicidad dirigida a la venta o arrendamiento de un inmueble.
La asignación de una clase energética se hará en función del dióxido de carbono (CO2) emitido que está asociado al consumo de energía de las instalaciones de calefacción, refrigeración, agua caliente sanitaria e iluminación del edificio.